¿Sabías que dependiendo de cómo dejes los cubiertos sobre el plato al acabar de comer o de cenar puedes estar transmitiendo si la comida te ha encantado, si no quieres que toquen todavía el plato, o si no ha sido de tu gusto? Como veremos ahora, hay todo un lenguaje no escrito en torno a la posición de los cubiertos.

Por ejemplo, imagina que estás comiendo, haces una pausa y no quieres que el camarero se lleve todavía el plato. Entonces, tendrás que colocar los cubiertos apoyados sobre el plato cada uno en su correspondiente lado.

Cubiertos

En caso de haber terminado ya el plato, debemos dejar los cubiertos en paralelo sobre el plato (cuidado, una vez que hemos empezado a comer, jamás hay que dejar los platos de nuevo sobre el mantel), en posición de las 4:15 o 4:20, o de las 6:30. El tenedor tendrá que estar con las puntas hacia arriba, y el cuchillo con el filo hacia adentro. En el caso de el plato sea de cuchara, hay que dejarla con la forma cóncava hacia arriba.

a6e9b27c6d6066537891792f4c7c1b1a

Si queremos indicar que hemos terminado el plato y que pueden servirnos el siguiente, tenemos que colocar los cubiertos en forma de cruz, tal y como ves en la ilustración superior, mientras que si la comida no te ha gustado, puedes colocar los cubiertos entrelazados.

¿Y sabes cuál es la posición que más nos gusta a nosotros? La que significa que el plato está excelente, colocando los cubiertos en paralelo como si fueran las 3:15.

Imágenes: Pinterest

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.