La Navidad es la época ideal para brindar. Para desear unas felices fiestas, para desear un feliz año nuevo y un futuro mejor, el hecho de alzar las copas y brindar con familiares y amigos se ha convertido en un clásico en las grandes celebraciones. Un clásico que viene de lejos, y que en cada país del mundo tiene sus particularidades.

Muchos historiadores creen que el origen del brindis se encuentra en la Grecia y en la Roma Clásica, en las fiestas y banquetes que celebraban, aunque allí no se hacía con el fin del brindis que tenemos en la actualidad, ya que los invitados a estas fiestas levantaban las copas y las golpeaban para llamar a sirvientes y esclavos cuando se quedaban sin bebida.

champagne-583410_960_720

También hay historiadores que señalan que dado que en la antigua Roma el envenenamiento era algo habitual, los anfitriones chocaban sus copas fuertemente con sus invitados como señal de confianza, ya que al brindar, el líquido saltaba de unas copas a otras. También cuentan que tanto en Grecia como en Roma, el anfitrión realizaba un brindis para demostrar que el vino era bueno y que no estaba envenenado.

 

Respecto al origen del témino brindis, hay historiadores que lo sitúan en el siglo XVI, en la época de Carlos V, cuando tras el saqueo de Roma, un grupo de militares chocaron con sus copas de vino diciendo en alemán, ‘bring dir’s’, yo te lo ofrezco. Una frase que ha quedado como nombre para el momento de alzar la copa para celebrar algo.

wine-622116_960_720

En la actualidad, y dependiendo del país, el brindis tiene determinadas particularidades. Como frases, las más extendidas por el mundo son salud, cheers, proischt, saude, santé, prost, salute, Egészségére, Sláinte… mientras que en países como Alemania se tiene la costumbre de mirar fijamente a los ojos si se quiere esquivar a la mala suerte, en España se cree que brindar con agua no favorece a la fortuna.

En Hungría, frente a la costumbre de otros países europeos, no hay costumbre de chocar las copas para evitar recordar a austriacos que en tiempos dominaron el país, mientras que en China la tradición marca que al brindar, las copas siempre hay que mantenerlas más bajas que las del anfitrión en señal de respeto hacia él.

Sea como sea, y sea donde fuere, José Fernández Catering os desea un Feliz Año Nuevo.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.